Hace eones los elfos existían y yo Diego publicaba en el blog, bueno ahora en serio, cuánto tiempo ¿no? 🙂 Pues ahora vuelvo con mi última escapada a un país cercano que tiene su encanto y más si te acercas a una de sus islas en medio del atlántico, sí, literalmente, en el medio. ¡Nos ubicamos!

Las Islas Azores son un grupo de islas en el océano Atlántico, que pertenecen al país de Portugal, están a 1400km de Lisboa, perfectas para ir nadando, (no mejor, no).

Forman parte de la Maraconesia, que es el conjunto de todas las islas de Azores, Madeira, Canarias… Las Azores se descubrieron a finales de la Edad Media.

En estas las islas en cuanto a la economía se base en la pesca y en la ganadería. La ganadería a lo largo de la isla de Sao Miguel, ya lo vas observando no hay espacio de la isla donde no haya vacas.

Se generan 500 millones de litros según Wikipedia de leche al año, eso… si no entiendo mal, es bastante.

En cuanto a la economía, ¿Es caro viajar a las Azores?, realmente los precios rondan los españoles en ese sentido, aunque el precio del coche de alquiler, fue un precio muy, muy, repeat muy bueno.

En ruta!

Y allí nos vamos a la aventura de visitar las Islas Azores, no sé porqué lo digo en plural si solo visité una, pero queda bien, el echo es, que todo el punto de partida fue un vuelo económico, barato. Exactamente desde Porto, al ser un aeropuerto internacional la facilidad de algo económico se nota, y gracias a la aplicación Skyscanner, tuvimos la suerte de dar con él.

Rondó los 90 € para 2 personas desde Porto hasta la Isla de São Miguel, claramente con la compañía Ryanair, sus precios son difíciles de superar.

Algo a tener en cuenta que imagino que mucha gente saber pero quizás no toda, desde hace poco Ryanair solo permite la facturación gratuita, si no me equivoco 48 horas antes, eso implica que si te vas varios días de viaje al volver necesitas hacer la facturación e imprimir tu tarjeta de embarque, sí, imprimirla, lo pone en la propia tarjeta que NO vale enseñarla desde el móvil, una “caza” al descuidado cliente para aplicarle alguna tasa más.

Lo mejor es alquilar un coche, estás… casi a 20 minutos en coche de todo, compensa y te da libertad, sabiendo como cambia el tiempo en esta isla, es necesario! A nuestra llegada, recogimos el coche de alquiler, con la empresa Ilha Verde Rent a Car Azores no hemos tenido ningún problema, el coche estaba practicamente nuevo y no pasó nada en concreto y a la vuelta nos devolvieron la fianza sin más. El precio para 4 días en Enero, pues unos 60 € más o menos.

Azores

Lago Sete Cidades

Este lago está situado en un enorme cráter, la mejor forma de llegar desde la ciudad, es tener un coche, para ir parando y disfrutar de las vistas que en parte nosotros no tuvimos, debido a que por la mañana teníamos una niebla en parte del lago que nos bloqueo totalmente, pero allí fuimos, con energía pensando en que podríamos ver algo y sí, lo vimos, tuvimos, yo creo, que mucha suerte :D.

En el primer día, tocaba esta visita, el tiempo era extraño, una cierta niebla que aumenta al llegar al lago, donde los metros de visión se veían reducidos a la unidad singular de, 1 metro de distancia y ya no ves más! Pero gracias a la gran adaptabilidad del humano. Decidimos… bajar al pueblo y hacer algo de tiempo.

En estas islas donde se generan los anticiclones o eso dicen el tiempo, es inestable, en 10 minutos cambia, literal. Podemos llegar a una conclusión si en 10 minutos cambia y estás casi a 20 minutos de todo, necesitas coche :D.

Os paso la ruta que seguimos en Wikiloc

Azores

Puedo decir que hemos tenido la suerte de tener la ruta para nosotros, donde la niebla y el sol se mezclaban y por suerte nos dio unas buenas vistas en ciertos momentos del paseo, el paseo es muy recomendable. Y también recomendable, llevar un buen cortavientos y chubasquero. La temperatura en la isla fue agradable en todo el viaje, sabiendo que fue el momento de las heladas en Galicia y demás zonas, se agradecía 🙂

Contando que era enero, y el tiempo inestable, al final del camino nos comimos un buen chaparrón, pero es lo que tiene viajar en invierno, ni tan mal, después salió el sol al final del paseo al llegar al ras del lago.

 

 

Comimos en un buffet del pueblo,sí un buffet, un bar bastante lugareño donde tenían múltiples platos a elegir y comer sin parar, por 10-12€ creo que fue, hambre no pasamos.

En el lago das 7 cidades, puedes parar cada 5-10 minutos a sacar una foto del paisaje, llama la atención, en todos sus ángulos, a cada rato, paraba, pero cuando cayó el chaparrón, solo pensé en la integridad de mi cámara! 😀

Azores

Y ahora os presento la entrada, donde después de caminatas dormimos, y sin duda es curioso, muy curioso, un jardín botánico, y verdaderamente grande.  Exactamente se llama Jardim Jose do Canto y tiene un coste entrar, creo que son 4€, claro está que si te hospedas en su hotel la entrada es gratuita, más bien no les queda otra, el hotel es dentro del jardín. Detalle importante si sales de noche algunas veces funcionan las luces hacia la salida y otras no, quiero decir te echas 5-7 minutos caminando a oscuras, lo digo por los miedosos 😀

Azores

Azores

Las imágenes siguientes que parecen la mezcla entre los bosques de lugo y ciertos ápices exóticos, con el toque de piedra correcto 😀 es la zona donde está la “Caldeira Velha“, viene siendo una cascada de agua templada, no caliente como dicen por ahí, después más abajo están habilitadas unas pozas para bañarte, y ahí sí estaban calientes.

La zona merece la pena ir, ya que de camino por la carretera tienes vistas de lagos que puedes ir parando y disfrutar con calma, eso sí, tiene horario, cierran y cobran entrada, 2€ o algo así, pero ir con tiempo y además no hay mucho parking “cerca” así que lo mejor, con tiempo. Aquí las coordenadas para el Google Maps, 37.784356, -25.500834

Azores

Azores

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En esa carretera que da la cascada templada, podréis encontraros con “pequeñas” vistas, como la que veíais en la primera fotografía de esta entrada al blog, ese encuadre, solo se ve si explorar un poco, simplemente es subir hasta un pico que está a 10 minutos, la mayoría de las personas normales, se quedarían abajo. El lago en cuestión es el siguiente, impresionante y si subís por la ladera que está a la izquierda del mirador conseguís el encuadre de la primera foto de la entrada 🙂

Azores

No nos olvidemos el tiempo cambiante cada 10 minutos, os voy a enseñar una foto, que no he tocado absolutamente el color, tal cual la saqué, para que veáis que paso en poco tiempo, en el transcurso de subir y bajar, apareció la querida niebla.

Azores

Pero que haya niebla no significa que sea malo, esto fue bajando de la ladera, si sumamos, a la niebla el sol… ¿Que pasaría? una imagen que es difícil de describir en una fotografía, pero lo he intentado 😀

Entrada de la niebla al lago

Este tono dorado, que intenté retratar para guardarlo en la memoria, era mucho más intenso que como veis, la foto es tal cual al momento, fue un cambio muy brusco de tonalidades y colores, digno de disfrutar y ahí es cuando dices, pues sí, me gusta esto de la niebla!

La carretera que va al mirado y la cascada “templada”

Y también pasamos por una zona de visita, podemos decir que no obligada, pero de curiosidad, las plantaciones de té, son las más grandes de Europa y bueno es curioso, pero nada del otro mundo, si pasas por allí, date una vuelta, pero no esperes nada del otro mundo.

Plantaciones de Té en Sao Miguel

Y ahora, un sitio, que a mi parecer uno de los más auténticos, la zona coste de Ribeira Grande, donde el oleaje no cesaba, parecía la única zona donde las olas se formaban y de verdad, después a las afueras del pueblo/ciudad estaba esta periferia, casas, chabolas, garajes… al lado del mar, con la roca negra y el oleaje rompiendo, no sé, transmitía algo distinto y auténtico, me gustó mucho!

Ribeira Grande

Ribeira Grande, Azores

Y aquí el pequeño automóvil gasolina, que nos llevó a todos lados, la verdad ningún problema y de consumo perfecto, lo que viene siendo un “mechero” en consumo 😀

[/fusion_text]

Y esto es todo espero que estas fotografías y mis comentarios os animen a visitar este espacio, es digno de ver y disfrutar, un saludo!