Aquí estamos de nuevo, como comentamos en otros posts, sobre Gestión de Color que son los siguientes;

Hoy vamos hablar de otro concepto, la iluminación a la hora de trabajar en artes gráficas, un aspecto, relativamente importante, ya que comentamos en los “Conceptos de la luz y colores”, va influir a la hora de trabajar en tu puesto de trabajo, al verificar pruebas de color, al valorar tiradas industriales…

Este aspecto básico para llevar una gestión de color adecuada, llevarlo a un estándar, no simplemente poner una luz blanca 6500k y como se ve una luz supuestamente blanca, eso vale, pues no. Digamos que la escena ideal de una oficina de trabajo, en cuanto a publicidad, fotografía, imprenta… Es una habitación con colores neutros, ya que al ojo humano le afecta a la hora de interpretar un color los que lo rodean y la luz que refleja en ellos puede crear sensaciones de un color incorrecto al visualizarlo.

Por ejemplo, si tenemos una oficina con un vinilo de fondo, digamos que simulando una selva, tonos verdes intensos y no dispones de ninguna “ProofStation” (Una mesa con una luz normalizada para visualizar pruebas) Esas refracciones que provoca la luz sobre el vinilo va afectar gran parte de la oficina, con esto quiero decir, que tienes que establecer una zona, una iluminación para que esta misma esté controlada y así ver las pruebas de color/contrato, fotografías… Siempre en las mismas condiciones.

Proof Station

Una iluminación adecuada cerca de los puestos de trabajo, es la base para una gestión de color efectiva, no sirve de nada, aplicar una gestión de color a “medias”, ya que no se basa en simplemente sacar reproducciones reales a lo que el cliente quiere, se basa en que, quiero llegar a lo que el cliente quiere de la forma más óptima, rápida y económicamente posible. Esto implica en que si tengo una calibración de monitor adecuada y una iluminación adecuada, me voy acercar en pantalla al resultado impreso y esto reduce el coste, ya que te das una idea aproximada sin que tengas que imprimir nada.

Tener controlado este aspecto evita problemas de metamerismo que viene siendo el fenómeno óptico en el cual dos colores parecen coincidir bajo una fuente de luz, pero no coinciden bajo otra fuente de luz. En las “pantoneras” donde viene toda la lista de colores directos que nos encanta, en la última página suele haber una etiqueta de metamerismo (existen para condiciones D50 y D65), que son de la siguiente manera;

Tener una luz tenue, no luz directa de ventanas, ni reflejos extraños… luz distinta según donde estes de la oficina, lo mejor es la uniformidad en esa zona de trabajo y con un estándar que viene siendo una temperatura color D50 (Viene siendo una medida que simula la luz natural a mediodía), según el sector utilizan unas u otras, por ejemplo en textil se suele usar la D65.

Pero quien dice esto, ¿yo? no. Esto viene indicado por la norma ISO 3664:2009(E) e ISO 23603:2005(E), elaboradas  por la organización ISO, en Ginebra, Suiza que sirve de guía para establecer un protocolo a seguir, el más aceptable para verificar nuestras pruebas, fotografías. La 3664:2009 está pensada para industria gráfica y fotografía, en cambio la ISO 23603:2005 está pensada para fabricantes de material.

Entre estas pautas a parte de la recomendación en nuestro país de la D50, podemos ver el índice de reproducción de color  (CRI) que ayuda a predecir la percepción del color, es un valor que se expresa del 0 al 100, digamos que 0 no reproduce nada el color y el 100 es el tope, perfecta reproducción, pero esto es según la temperatura de la luz, si está en 5000K o inferior, ahí ya puede variar según si mides en condiciones D50 o D65. Sé que esto, es algo complejo, pero es necesario comprender un mínimo para saber que luz dispones en tu zona de trabajo 😀

Disponiendo esta situación y valorando los valores a tener en cuenta según la ISO 3664:2009(E) la condición óptima es la D50. 

Pero como consigo este estándar sin tener una ProofStation ya puesta a punto, existen tubos de led/fluorescentes (yo prefiero led) que están ajustados a la normativa ISO 3664:2009(E) que puedes disponer en la zona de trabajo. Estos tubos tienen una inscripción con la marca y las características, como veis en esta imagen;

Estos tubos tienen una durabilidad, que viene siendo de media 2500 horas de uso, en algunas ProofStation, viene un contador de tiempo, pero si no dispones de ello, puedes hacer cuentas, el día de la instalación y calculando 8 horas de uso al día, y te dará un resultado de durabilidad.

Y la forma de comprobar que esa luz es correcta aparte de las etiquetas de metamerismo, viene siendo con un espectofotómetro que pueda medir la luz y con un software que puedas gestionar la información y visualizarla para que corresponda con el valor D50.

Espero que os sirva de ayuda y cualquier aportación o comentario no dudéis en comentarlo, un saludo.


Diego Mondelo

Yo, nacido en Vigo, una gran ciudad, amante de la fotografía, cine, música... y un largo etc tengo este blog para expresar, mi opinión y compartir lo que me más me gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.